Animales y la forma de nacer determinan el riesgo de alergia

Madre e hijo

El contacto con animales durante el embarazo y la forma en que se produce el nacimiento tienen influencia en el desarrollo de alergias y asma a los dos años, según un nuevo estudio llevado a a cabo por el Hospital Henry Ford, de los Estados Unidos, y publicado en The Journal of Allergy and Clinical Immunology.

En un estudio que podría ser pionero, los investigadores hallaron que los hijos de las mujeres que tenían animales dentro de sus casas durante el embarazo, tenían niveles más bajos que otros niños de anticuerpos de la inmunoglobulina E, o IgE, entre el nacimiento y los dos años.

Este dato es muy importante porque la IgE está relacionado con el desarrollo de alergias y asma.

Partos vaginales y cesárea

Los investigadores llegaron también a la conclusión de que los niños nacidos de partos vaginales tenían menos posibilidades de desarrollar alergia y asma que los nacidos por cesárea.

Se especula que los bebés nacidos a través del canal del parto están más expuestos a una mayor gama de bacterias que los que nacen por cesárea, incrementando así la protección del sistema inmunológico contra las alergias.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores estudiaron a 1.187 niños nacidos entre agosto de 2003 y noviembre de 2007 y tomaron muestras de sangre para medir los niveles de IgE en el nacimiento, a los seis meses, al año y a los dos años.

Creemos que estar expuesto a una amplia y diversa gama de microbacterias en el hogar y durante el parto influye en el desarrollo del sistema inmunológico de un niño, explicó Christine Cole Johnson, autora principal de esta investigación.

La doctora Johnson piensa que estos resultados apoyan la teoría de la higiene, que afirma que la exposición temprana a agentes infecciosos afecta al desarrollo del sistema inmune y está relacionada con la aparición de alergias y asma.