Cómo cuidar al amigo que tiene alergias alimentarias

amigas

Ahora que empiezan las clases es un buen momento para enseñarle a los niños a cuidar a sus compañeros y amigos que sufren de alergias alimentarias.

En los Estados Unidos, The Food Allergy & Anaphylaxis Network creó un programa que nombra a héroes que salvan vidas en peligro por alergias alimentarias. Y una parte importante del proyecto es enseñar a los chicos a cuidar a sus compañeritos alérgicos.

En Todoalergias recogimos la idea tratando de adaptarla a nuestro medio:

Cinco consejos para ayudar al amiguito que tiene alergias alimentarias

  1. Tómate las alergias alimentarias en serio: aunque te resulte difícil entender que lo que comes pueda hacerle daño a alguien, es cierto. Aunque te guste mucho. Así que si un compañero o amigo tiene alergias alimentarias, tómatelo en serio. No le hagas bromas ni te burles. Y nunca, nunca, trates de engañarle para que coma los alimentos a los que es alérgico. Al contrario, trata de entenderlo y ayúdale a evitar las comidas que pueden resultarle peligrosas.
  2. No compartas comidas con niños alérgicos: ni siquiera le des a probar lo que estás comiendo. Ni un poquito, por mucho que pueda gustarle. Porque aunque tú no lo sepas, puede tener algo que le haga daño. No hagas pruebas porque pueden ser muy peligrosas.
  3. Lávate las manos después de comer: es bueno para ti, porque evitarás enfermedades, y es bueno para tu amigo alérgico, porque así evitarás hacerle daño al tocarlo con las manos sucias de comida.
  4. Pregúntale a qué es alérgico y ayúdale: para saber a qué es alérgico tu coleguilla solo tienes que preguntarle. Pero saber qué comidas, golosinas o chuches puede comer, es otra historia. Por eso, recuérdale que solo coma lo que esté seguro que no le hace daño.
  5. Si se pone malo, pide ayuda inmediatamente: si tu compañerito alérgico vomita o se le hinchan la cara o los labios o tiene problemas para respirar o tiene tos o estornuda o los ojos se le ponen llorosos o la piel se le pone roja o le pica o le salen granos, llama enseguida a una persona mayor y dile que es alérgico. Y si además tienes un teléfono a mano llama a emergencias -que en España es el 112-, diles que un niño alérgico se ha puesto malo y dales la dirección de donde estéis.