Niños que toman leche cruda tienen menos alergias y asma

Ordeñando una vaca

Consumir leche cruda desde muy pequeños podría proteger a los niños de desarrollar alergia y asma, sin embargo los expertos desaconsejan esta práctica porque podría tener otras consecuencias dañinas para la salud.

Numerosos estudios epidemiológicos han demostrado que los niños que crecen en granjas tradicionales están protegidos contra la alergia al polen, el asma y otras enfermedades alérgicas.

Pasar los primeros años de vida en contacto con el ganado y consumir leche de vaca sin procesar han sido identificados como factores protectores frente a las enfermedades alérgicas.

La leche es un alimento complejo que consta de una variedad de componentes que podrían ser responsables de este efecto protector, sin que hasta el momento hayan podido ser identificados.

En un estudio reciente en el que participaron 8.334 niños de Alemania, Austria y Suiza los investigadores vieron que los que consumían leche de granja cruda tenían un riesgo significativamente menor de desarrollar asma, alergia al polen y sensibilización alérgica que los que consumían leche envasada.

Una proteína del suero este sería la responsable de este efecto protector.