En Barcelona las bicicletas públicas salvan doce vidas al año

Un estudio demuestra que el servicio de bicicletas públicas de Barcelona, salva cada año doce vidas y evita la emisión de más de 9.000 toneladas de CO2. Y aunque aún la ciudad debe reducir mucho la contaminación para llegar a los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta es una gran noticia para todos y en especial para las personas que sufren de asma y otras enfermedades respiratorias.

Hace un tiempo, un estudio realizado por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) demostró que si la contaminación en Barcelona bajara a los niveles recomendados por la OMS, habría 3.500 muertes menos al año, la esperanza de vida aumentaría en 14 meses, se producirían 5.100 casos menos de bronquitis crónicas en adultos, 31.100 casos menos de bronquitis agudas en niños, 54.000 crisis asmáticas menos en niños y adultos y 1.800 ingresos hospitalarios menos al año por causas cardiorrespiratorias.

Ahora, otro estudio del CREAL demuestra que los beneficios para la salud de la actividad física realizada al desplazarse en bicicleta dentro de la ciudad son mucho mayores que los riesgos por la contaminación del aire y los accidentes de tráfico.

Sus resultados, publicados en el British Medical Journal, se basan en un estudio del impacto en la salud del Bicing, el sistema de bicicletas públicas de Barcelona, que hoy cuenta con unas 6.000 bicicletas, 420 estaciones y 120.000 abonados.