La alergia a los ácaros podría indicar el riesgo de asma

Ácaros

Los niños de uno a dos años, con antecedentes familiares de alergia, que dan resultados positivos en pruebas cutáneas de alergia a los ácaros del polvo, tienen más riesgo que el resto de desarrollar asma.

Los resultados de un estudio realizado en Australia mostraron que un 75% de estos niños tenían asma a los doce años de edad en comparación con el 36% de los niños que no dieron positivo en la pruebas de alergia a los ácaros.

Grupos de riesgo de asma

La doctora Caroline Lodge, de la Universidad de Melbourne, autora principal del estudio, dijo que identificar a la alergia a los ácaros como un indicador de riesgo de asma es un paso adelante en la identificación de grupos con alto riesgo de asma.

Y aunque en la actualidad no existen tratamientos que impidan el desarrollo del asma, identificar a los niños que tienen alto riesgo de padecer la enfermedad podría contribuir al desarrollo de terapias personalizadas.

La investigación

En esta investigación se estudiaron a 620 chicos con antecedentes familiares de alergias, desde el nacimiento hasta los doce años.

Al año y a los dos años  los investigadores sometieron a los niños a pruebas de sensibilidad única y múltiple a la leche, los huevos, los cacahuetes, ciertas gramíneas, los gatos y  los ácaros del polvo.

Y a los doce años les hicieron pruebas de asma.

Así comprobaron que los niños que habían dado positivo a las pruebas de alergia a los ácaros del polvo eran los que más probabilidades tenían de desarrollar asma.

Atención porque la investigadora aclaró que el estudio, publicado en el Journal of Allergy and Clinical Immunology, no mostró que la alergia a los ácaros del polvo provocara el asma, sino que hay una relación entre la sensibilidad a los ácaros y el asma.

Foto: Gilles San Martin/Creative Commons.