La ambrosía ya es oficialmente una especie exótica invasora

Ambrosía

La ambrosía es una planta originaria de América, cuyo polen es la primera causa de rinitis alérgica en los Estados Unidos. Después de la Primera Guerra Mundial la ambrosía y las alergias que provoca, se han ido extendiendo por Europa. Ahora ya está considerada oficialmente en España como una especie exótica invasora.

Así lo determina un Real Decreto que la incluye en el Catálogo español de especies exóticas invasoras prohibiendo su introducción en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.

Sin embargo, la propagación de esta planta, considerada una mala hierba, se hace generalmente de manera involuntaria.

Llegó con las guerras

En Europa la invasión de la ambrosía es una consecuencia involuntaria de las guerras, como explica Mar Guilarte Clavero. Primero las tropas austrohúngaras, contaminadas con sus semillas, la llevaron desde Hungría y Croacia hacia el norte.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los aviones estadounidenses la propagaron accidentalmente por el valle del Ródano, en Francia, y por el valle del Po, en Italia.

Luego llegó a Rusia, Ucrania, Escandinavia y Alemania, donde se ha detectado en gran número en Berlín.

A esta propagación pueden haber contribuido elementos naturales, como las aves que podrían haber diseminado sus semillas con sus excrementos.

La presencia de la ambrosía en Europa se ha comprobado en Austria, Bélgica, República Checa, Francia, Alemania, Hungría, Italia, Luxemburgo, Moldavia, Polonia, Portugal, Rumanía, Rusia, Eslovaquia, Suecia, Suiza, Reino Unido, Ucrania y la antigua Yugoslavia.

Ambrosía en España

Según el Atlas de las Plantas Alóctonas Invasoras en España que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ofrece en forma de fichas, se encuentra naturalizada por las costas gallegas y del Cantábrico y quizá en  Mallorca.

Ambrosía en América Latina

Desde el norte la ambrosía llegó a América Central y el Caribe (Cuba, Guadalupe y Martinica) y América del Sur (Argentina, Bolivia, Chile, Perú y Uruguay).

Alergias por ambrosía

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) opina que

El principal efecto adverso de la planta de ambrosía sobre la salud humana es la aparición de síntomas alérgicos como goteo de nariz, conjuntivitis y asma, provocados por la inhalación del polen. Las alergias cutáneas y alimentarias son relativamente de menos importancia. La planta de ambrosía puede incrementar la sensibilidad de las personas a otros alérgenos.

Foto: gmayfield10/Creative Commons.

Un comentario de “La ambrosía ya es oficialmente una especie exótica invasora

  1. Por desgracia, (tanto mi perra -!!- como yo), tambien convivimos con alergias e intolerancias, (aunque sería más exacto decir “sobrevivimos”).
    No son temas que quienes no los padecen se tomen muy en serio (incluyo muchos médicos), pero van a más. Las intolerancias no te matan, vale, pero no te dejan vivir, complicándote la existencia a más no poder (a lo sumo te reconocen que debe ser “algo funcional” y tira que te vas). Y las alergias … eso ya son palabras mayores.

Los comentarios han sido cerrados.