La contaminación por ozono, un problema de salud pública

La contaminación por ozono es un peligro para las personas que sufrimos de asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y otras enfermedades respiratorias y las normativas que la regulan son hoy motivo de debate en los Estados Unidos.

El presidente Obama ha emitido una declaración en la que afirma que estas normas son una carga regulatoria que hay que disminuir, especialmente ahora cuando la economía de su país se está recuperando.

A lo que ha respondido inmediatamente la presidenta electa de la American Thoracic Society (ATS), la doctora Monica Kraft:

Lo que el presidente Obama ha llamado una carga regulatoria es lo que los médicos llaman un estándar de protección de la salud. Y agregó que el anuncio del presidente Obama representa un paso atrás para la salud pública. La ATS, declaró, insta al presidente a reconsiderar la decepcionante decisión de hoy y tenemos la intención de redoblar nuestros esfuerzos para educar y abogar por un aire más limpio en beneficio de todos los ciudadanos de los EE.UU.

Este tema sin duda afecta a la salud de millones de personas que sufren de asma, EPOC y otras enfermedades respiratorias en los Estados Unidos, pero también debe recordarnos a todos, vivamos donde vivamos, que en esta situación de crisis económica no solo debemos estar muy atentos a las posibles restricciones a la atención médica que puedan producirse, sino también a los cambios normativos que afecten a la calidad del aire, porque de ello depende nuestra salud.