Los frutos secos podría reducir el riesgo de alergias infantiles

Avellanas

Un nuevo estudio sugiere que las embarazadas que coman al menos una vez por semana cacahuetes y otros frutos secos -como almendras, nueces o avellanas- podrían reducir las probabilidades de que sus hijos sufran de asma y otras enfermedades alérgicas.

Para esta investigación se analizaron los datos de más de 60.000 mujeres danesas y sus hijos. Cuando los niños llegaban a los 18 meses se preguntaba a los padres si presentaban síntomas de asma y a los siete años, si tenían  diagnóstico de asma o rinitis alérgica.

Así los científicos comprobaron que comer frutos secos de cáscara durante el embarazo disminuye en un 25% el riesgo de asma a los 18 meses y en un tercio a los siete años.

Las conclusiones del estudio son muy claras:

Nuestros resultados no sugieren que las mujeres deben disminuir la ingesta de cacahuetes y frutos secos durante el embarazo, al contrario, el consumo de cacahuetes y nueces durante el embarazo podría incluso reducir el riesgo de desarrollo de enfermedades alérgicas en los niños.