Comer pescado y nueces podría evitar alergias infantiles

sardinas

Nuevas evidencias de que la dieta de la madre durante el embarazo condiciona la posibilidad de que su hijo desarrolle alergias.

Hasta el momento se había demostrado que la dieta mediterránea durante el embarazo serviría para prevenir el asma y la alergia infantil.

Y también que las mujeres que comen manzanas durante el embarazo disminuyen las posibilidades de que sus hijos sufran de asma y alergias cutáneas.

Ahora una nueva investigación realizada en Francia y publicada en el Journal of Physiology sostiene que el consumo de pescado, aceite de nuez y semillas de lino durante la gestación condiciona el desarrollo de los intestinos del bebé, disminuyendo la posibilidad de que sufra de alergias.

La clave estaría en unos ácidos grasos poliinsaturados, llamados n-3PUFAs, que se encuentran en estos alimentos y que provocarían un cambio en los intestinos del bebé, haciéndolos más permeables.

Lo que permitiría que bacterias y nuevas sustancias pasen del intestino a la sangre más fácilmente.

Lo que, a su vez, desencadenaría la respuesta inmune del bebé y la producción de anticuerpos.

El resultado final es que el sistema inmunológico del bebé puede desarrollarse y madurar más rápido, lo que conduce a una mejor función inmunológica y a la menor probabilidad de sufrir alergias, explicó Gaëlle Boudry, del Instituto Nacional de Investigación Agronómica de Francia.
Y agregó: otros estudios han encontrado que una dieta que incluya pescado o aceite de nuez durante el embarazo puede hacer que su bebé sea más inteligente, a lo que nuestra investigación agrega que estos suplementos también podrían acelerar el desarrollo de un sistema inmunológico saludable para evitar alergias a los alimentos.

Foto: rjime31/Creative Commons.