Consejos para recibir a un niño con alergias alimentarias

chicos

Si no estás familiarizado con las alergias alimentarias, recibir a un niño que las sufra puede parecerte complicado, porque a un chico así algunos alimentos pueden provocarle dolores de estómago y erupciones cutáneas, pero también pueden poner en peligro su vida. Por eso para ayudarte a recibir a un niño con alergias alimentarias con la mayor seguridad y comodidad, Pablo Antico, fundador de AllergyEats, una guía de restaurantes para alérgicos, y padre de tres niños con alergias alimentarias ofrece algunos consejos.

Habla claramente: es el paso más obvio e importante. Pregunta a los padres del niño sobre sus alergias: los alimentos que debe evitar, cómo reconocer los signos de una reacción alérgica y qué hacer en caso de emergencia. Puede que los padres prefieran que el niño lleve sus propios alimentos. Si el chico sufre de una alergia alimentaria severa deberá llevar su propia adrenalina autoinyectable, un sistema que permite poner inyecciones fácilmente en caso de emergencia. Pide instrucciones claras para usarlo. También pide datos de contacto por si hubiera una emergencia.

Elimina los peligros antes de que llegue: guarda todos los alimentos que puedan causarle problemas y deja a la vista otros que no puedan hacerle daño. Limpia cuidadosamente las superficies que pueda tocar, para eliminar rastros de cualquier alimento peligroso.

Cuidado al servir la comida: lee cuidadosamente las etiquetas de todos los alimentos. Recuerda que algunos alérgenos o sustancias que provocan alergia pueden llamarse de distintas maneras. Ante la duda siempre consulta con los padres.

Evita la contaminación cruzada: no permitas que la comida del niño alérgico entre en contacto con otra (por ejemplo, que la tarta de cumpleaños sin huevo toque la tarta normal). Usa platos, cubiertos y otros utensilios limpios para preparar y servir las comidas.

Restaurantes: si vas a ir a un restaurante, consulta antes con los padres y planéalo con antelación.

Aprende los procedimientos de emergencia: pide instrucciones muy claras a los padres que te permitan identificar una reacción alérgica y actuar adecuadamente. Ten en cuenta que cada niño y cada reacción es diferente, algunas requieren medicamentos y puede que incluso adrenalina autoinyectable y otras no requieren medicamento alguno. Asegúrate de tener los medicamentos y un teléfono de contacto siempre a mano.

No te asustes: las alergias alimentarias pueden provocar reacciones graves, pero con las debidas precauciones éstas son raras. Y recuerda tener siempre un plan de emergencia por si ocurriera algo.

Por último ten en cuenta que cuando vas a recibir por primera vez a un niño con alergias alimentarias es normal estar algo nervioso, pero con una adecuada comunicación, sencillas medidas de precaución y un plan de emergencia, el niño estará cómodo y seguro en tus manos. Y cuantas más veces recibas a niños con alergias alimentarias, más fácil te resultará y te sentirás más seguro y confiado.

Estos son los consejos de Pablo Antico, si eres madre o padre de un niño con alergia a los alimentos y quieres proponer otros consejos o hacer algún comentario, puedes hacerlo usando el formulario que encontrarás más abajo o a través de Twitter o Facebook.