El aire contaminado de nuestros hogares y trabajos nos enferma

Mujer leyendo en casa

Cuando se habla de la contaminación del aire pensamos en el tráfico o el humo de las fábricas que se encuentra fuera de los edificios, sin embargo pasamos el 80% de nuestro tiempo en lugares cerrados, como nuestros hogares, centros de trabajo y estudios y otros locales, donde también el aire está contaminado.

Un artículo publicado en la revista de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) explica que los contaminantes del aire interior son también un riesgo para la salud y se relacionan con enfermedades como el asma, la EPOC, la rinitis, las infecciones respiratorias o el cáncer de pulmón.

Los contaminantes y las enfermedades que provocan varían en función de la zona geográfica y la situación económica.

Diferentes contaminantes

Así en los países en desarrollo la contaminación se produce por la falta de ventilación y los combustibles usados para cocinar o calentar la vivienda, -como la leña o el carbón-, mientras que en países desarrollados, como España, la contaminación interior se origina en los materiales de construcción, los sistemas de aire acondicionado y ventilación y la contaminación exterior.

Porque desde el exterior llegan contaminantes como el monóxido de carbono, los hidrocarburos y el óxido de nitrógeno procedentes de centrales energéticas y procesos industriales.

Otros contaminantes -como vapores de gasolina, emanaciones de cloacas y radón- se filtran a través de los cimientos de los edificios.

Asma y alergias

Por otra parte, los altos niveles de dióxido de nitrógeno en el aire se relacionan con las toses nocturnas, las sibilancias o pitos, y la necesidad de usar broncodilatadores.

También los materiales de construcción, los muebles y el uso de productos químicos influyen en la calidad del aire.

Y la calefacción, las cocinas, estufas, refrigeradores u hornos a gas pueden liberar distintos contaminantes, entre los que destaca el monóxido de carbono, un gas inodoro e incoloro que se produce cuando la combustión no es buena y que puede provocar síntomas respiratorios a personas sanas y agudizar los síntomas de quienes sufren enfermedades cardiopulmonares.

Los compuestos orgánicos volátiles (COV) procedentes de muebles y productos de limpieza son gases o vapores que penetran fácilmente en el sistema respiratorio y pueden provocar cáncer y asma.

A todo ello hay que agregar seres vivos y sus desechos, como ácaros y hongos que prosperan gracias al calor y la humedad y pueden provocar alergia y asma.

2 comentarios de “El aire contaminado de nuestros hogares y trabajos nos enferma

Los comentarios han sido cerrados.