Las ciudades pueden limpiarse con vinagre y bicarbonato

Operario de limpieza

Los productos de limpieza y los ambientadores plantean serios problemas para la salud: aumentan el riesgo de alergias y asma y afectan negativamente al corazón. Por eso, animamos a la gente a limpiar su casa con vinagre y bicarbonato y a evitar los ambientadores. Exactamente lo mismo que ha recomendado para su ciudad Javier Otaola Bajeneta Síndico-Defensor vecinal de la ciudad de Vitoria-Gasteiz desde 2002.

En un documento que recomedamos leer, titulado Uso de productos odorizantes químicos para limpieza de la ciudad habla de

productos que no hacen sino encarecer el servicio de limpieza y que contaminan la ciudad con elementos químicos –alérgenos, amizcles sintéticos y ftalatos– que impregnan toda la ciudad de un cansino y ubicuo olor a detergente, y a muchas personas les producen molestias –picores en los ojos y en la garganta- y a otras con patologías respiratorias o alérgicas, reacciones más graves.

Otaola revela que se emplean nada menos que 1.200 litros de ambientador para limpiar la ciudad en fiestas. Y lo que es peor,

coincidiendo con el nombramiento de la ciudad de Vitoria como Green Capital, la utilización de esta clase de sustancias se ha venido intensificando y extendiendo a todas las épocas del año hasta el punto de realizarse como algo habitual en las tareas de limpieza, aumentando de manera progresiva su concentración y frecuencia de uso.

Como consecuencia de este nueva e indeseable práctica -agrega el Síndico-, la calidad de vida de las personas afectadas por patologías tales como asma, alergia, autismo o sensibilidad química múltiple, se ha visto drásticamente reducida ya que en los casos más extremos de algunas de estas patologías resulta imposible siquiera poder airear sus domicilios o incluso abrir simplemente una ventana sin sufrir un gravísimo impacto en su estado de salud.

Y concluye:

Lo recomendable, lo más seguro y suficiente es utilizar simplemente agua, jabón, vinagre y bicarbonato para lograr unos niveles de limpieza e higiene superiores a los logrados con los productos que normalmente se comercializan. Es preciso evitar utilizar productos con componentes teratogénicos, disruptores endocrinos, cancerígenos, sensibilizantes, neurotóxicos,…Una sola substancia, el 2-butoxietanol, omnipresente en los llamados limpiadores multiusos reúne tres de los anteriores adjetivos: cancerígeno, disruptor endocrino y neurotóxico.

Muchas gracias a ‏ICaCe por llamar nuestra atención sobre este tema. Foto: vladimir.kvasov/Creative Commons.