Déjense de corbatas y acuérdense de la alergia

Se estima que la cuarta parte de la población española sufre de alergia y que en pocos años la mitad de la población europea podría ser alérgica. Por eso, la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI) ha hecho un llamamiento a los responsables políticos europeos para cooordinar acciones contra la alergia y mejorar así la salud individual y pública. Sin embargo, jamás hemos visto que los políticos españoles dedicaran su tiempo a debatir el problema, ocupados como están en discutir si al congreso hay que ir o no con corbata.

Después de la crisis la alergia seguirá afectando cada día a más gente, pero ningún responsable parece darse por enterado.

En otros países se ha abierto un debate público, ya sea a nivel local o nacional.

En la ciudad australiana de Sidney se proponen un plan para plantar árboles y, entre otros beneficios, conseguir una disminución de la temperatura de dos grados. Un asunto sobre el que hubo un acuerdo general, sin embargo la elección de las especies provoca debate porque asociaciones de alérgicos y asmáticos se oponen a que se planten plátanos.

En España a menudo se plantan árboles en espacios públicos y privados que provocan alergia a millones de personas -como plátanos, cipreses, arizónicas u olivos- pero rara vez se tiene en cuenta este problema.

En Inglaterra, el gobierno acaba de lanzar una estrategia nacional contra dos enfermedades relacionadas con la alergia, el asma y la enfermedad obstructiva crónica (EPOC), y lo anunció en el parlamento.

En España millones de personas esperamos que la alergia llegue al congreso… cuando sus señorías acaben de discutir sobre sus corbatas.