El 5% de los niños españoles sufre una alergia alimentaria

Alimentos infantiles

En los últimos diez años ha aumentado considerablemente el número de chicos que sufre de alergias alimentarias en España, debido, sobre todo, a la excesiva higiene ambiental, a la disminución de la lactancia materna y al uso de aditivos alimentarios.

Así lo indica el doctor Antonio Nieto, vicepresidente segundo de la Asociación Española de Pediatría (AEP), en una nota de prensa emitida por la organización con motivo de su 62º Congreso Nacional.

La buena noticia es que justamente coincidiendo con este período de aumento de las alergias alimentarias infantiles, se están implantando nuevas terapias activas como la desensibilización o la inmunoterapia oral.

Las alergias alimentarias más comunes

Según los datos que maneja el doctor Nieto, estos son por este orden, los alimentos responsables de las reacciones alérgicas de los niños en España:

  1. Huevo.
  2. Leche.
  3. Pescado.
  4. Legumbres.
  5. Frutas como el melocotón.
  6. Frutos secos.
  7. Mariscos.

No obstante, el doctor Nieto explica que

los alimentos responsables varían con la edad y con los hábitos dietéticos. Es más, debe tenerse en cuenta que los pacientes suelen hacerse alérgicos a los alimentos a los que se ven expuestos. Así, en los niños de 1 año, la alergia más frecuente es la alergia a la leche de vaca porque éste es el alimento base de su dieta. Ésta, sin embargo, disminuye con la edad, lo que refleja el desarrollo de tolerancia a estos alimentos.

Otras alergias suelen aparecer de forma más tardía, por ejemplo, la alergia al pescado, que es más persistente y por tanto tiende a permanecer en niños mayores y en los adultos.

La alergia a frutas y frutos secos es más común en niños más mayores y adolescentes, y son estos precisamente los alimentos que más reacciones alérgicas provocan en la edad adulta.

El tratamiento

Hasta hace unos años, el único tratamiento posible era evitar los alimentos que provocaban las reacciones alérgicas. Lo que se conoce como dieta de evitación y que resulta complicado cumplir, exponiéndose así los chicos accidentes al tomar los productos prohibidos sin saberlo.

Afortunadamente, se están implantando nuevas terapias activas como la desensibilización o la inmunoterapia oral.

Esta última consiste en administrar cantidades progresivamente crecientes del alimento responsable con el fin de modular la respuesta inmunitaria para inducir la tolerancia a dichos productos.

Pero su utilización depende, según aclara el doctor Nieto, de la severidad de la alergia, de la edad del niño y de su evolución.

Dado que existe una proporción significativa de pacientes en los que la alergia remite espontáneamente, explica el médico, habría casos en los que sería recomendable esperar a que se produzca la resolución directa del problema. Sin embargo, en los casos más graves, en los que no es esperable que la alergia desaparezca sola, estaría indicada la desensibilización oral lo antes posible, ya que en estos casos una reacción alérgica puede entrañar un grave riesgo para la salud e incluso para la vida.

Mejorar la situación

A juicio del doctor Nieto, en general existe entre los pediatras de atención primaria una concienciación bastante extendida del problema. Lo que permite que la mayoría de los niños con una sospecha fundamentada de alergia alimentaria sean remitidos para estudio a una Unidad de Alergia Infantil.

Aun así, el pediatra considera que existe todavía margen de mejora a través de cursos y herramientas formativas.

Además de la formación, para este experto otro de los retos es el estudio del diagnóstico molecular, una herramienta que ya ha permitido dar un gran salto cualitativo en la precisión del diagnóstico.

Nieto cree que también es importante mejorar la educación del personal a cargo de los niños en el ámbito escolar, ya que en ocasiones existe una insuficiente formación.

Para ello considera que son necesarias propuestas legislativas que garanticen la seguridad de los niños en las escuelas, así como la de personal a su cargo.