El exceso de vitamina D podría causar alergias alimentarias

Vitaminas

La mujeres embarazadas no deberían tomar suplementos de vitamina D porque podrían incrementar el riesgo de alergias alimentarias de su hijo.

Así lo indica un estudio realizado en Alemania y que acaba de publicarse en la revista Allergy.

Buena reputación

La vitamina D siempre ha tenido una buena reputación: fortalece los huesos, protege contra las infecciones -especialmente durante los fríos meses de invierno- y ayuda a los sistemas nervioso y muscular.

Durante 50 años, bebés y niños de todo el mundo han recibido vitamina D, sobre todo para evitar el raquitismo.

Sin embargo, recientes investigaciones científicas cuestionan cada vez más los aspectos positivos de la llamada vitamina de los huesos y a finales de la década de los ’90, por primera vez se vínculó a los altos niveles de vitamina D con el desarrollo de alergias.

Así que científicos alemanes decidieron estudiar el tema.

Vitamina D y alergias alimentarias

La doctora Kristin Weiße y su equipo del Centro Helmholtz de Investigación Medioambiental de Leipzig la sangre de 622 mujeres embarazadas y también del cordón umbilical de 629 niños.

Además, los científicos utilizaron cuestionarios para evaluar la incidencia de las alergias alimentarias en los primeros dos años de vida de los niños.

El resultado fue claro: en los casos en que las mujeres embarazadas tenían un bajo nivel de vitamina D en la sangre, la aparición de alergias alimentarias en los niños de dos años de edad fue menos frecuente que en los casos en que las mujeres embarazadas tenían un alto nivel de vitamina D en sangre.

Y al contrario los hijos de las mujeres que presentaban altos niveles de vitamina D tenían más riesgo de alergias alimentarias.

Más aún, esto chicos tenían altos niveles de la inmunoglobilina E específica para ciertos alérgenos alimentarios -clara de huevo, proteína de leche, harina de trigo, cacahuetes o semillas de soja-.

Advertencia

Por ello, los científicos alemanes advierten:

En base a nuestra información, un exceso de vitamina D puede aumentar el riesgo de que los niños desarrollen una alergia a los alimentos en los dos primeros años de su vida.