La luz solar podría ayudar a prevenir alergias y eczema

Niños jugando en la playa

La exposición a la luz solar podría reducir el riesgo de alergias alimentarias y eczema en los niños.

A esta conclusión llega un estudio científico publicado esta semana en Journal of Allergy and Clinical Immunology.

Investigadores del Centro Europeo para el Medio Ambiente y la Salud Humana y de varias instituciones australianas comprobaron que los niños que viven en zonas con bajos niveles de luz solar tienen más riesgo de desarrollar alergias alimentarias y eczema que los que habitan en áreas con más sol.

En Australia

El equipo de investigación utilizó datos de un estudio sobre los niños australianos y analizó cómo las tasas de alergia a los alimentos, el eccema y el asma varían en todo el país.

También encontró una relación entre la latitud y las alergias a los cacahuetes y al huevo y los resultados mostraron que en promedio los niños del sur de aquel país -donde hay menos sol- tienen el doble de probabilidades de desarrollar eccema que los del norte, que es más soleado.

Australia es un país ideal para hacer este tipo de investigaciones ya que se extiende casi 5.000 kilómetros de norte a sur.

Vitamina D

Sin embargo, ya existían estudios anteriores, incluso realizados en España, que mostraban los beneficios de las exposición al sol. Los expertos creen que se debe a que es precisamente el sol lo que nos permite absorber la vitamina D.

El doctor Nick Osborne, quien dirigió la investigación, advirtió que la exposición a la luz solar puede variar no solo por la latitud, sino por variaciones climáticas locales y diferentes comportamientos y que estos factores también deben tenerse en cuenta.

Y recordó que hay que tener cuidado con el sol, porque tomar demasiado puede aumentar el riesgo de cáncer.