Médicos de todo el mundo creen que el cambio climático traerá más asma y alergias

Calentamiento global

El cambio climático tendrá como consecuencia el aumento en todo el mundo de la incidencia del asma, las alergias y las enfermedades infecciosas y cardiovasculares, indica un nuevo documento de la Sociedad Torácica Americana, en cuya elaboración participaron médicos de los Estados Unidos, Europa, Asia, Medio Oriente y África.

Cooperación internacional

Este documento, publicado en la revista de la asociación -llamada Proceedings of the American Thoracic Society-, tiene por objeto ayudar a sus miembros de todo el mundo a aprender a actuar ante estos cambios y también unirse a las peticiones de cooperación internacional para abordar los efectos negativos que el calentamiento global tendrá en la salud.

El documento describe la compleja red de efectos que el cambio climático tiene en la salud respiratoria. Por ejemplo, las esporas de un tipo de moho que antes sólo se veían en América Central ya se han encontrado mucho más al norte, en Vancouver, Columbia Británica, lo que provoca allí el aumento de la alergia y el asma.

El profesor Kent Pinkerton, uno de los autores del documento, dijo que algunos de los posibles impactos en la salud respiratoria del cambio climático global serán directos, como el aumento del asma debido al aumento de partículas en la atmósfera a causa de la desertificación o el aumento del polen debido a que aumenta el período de floración de las plantas.

Pero también habrá efectos indirectos, como los provocados por la concentraciones de población debidas a condiciones climáticas extremas, similares a la del huracán Katrina.

Los más vulnerables

Pinkerton explicó que algunas personas serán especialmente vulnerables al cambio climático, como los bebés y niños pequeños, las personas con asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), las personas mayores y las que tienen problemas en el sistema inmunitario.

Según este documento, uno de los mayores riesgos está relacionado con las olas de calor, que provocarán el aumento de temperaturas en la superficie terrestre, especialmente en zonas urbanas, con el consiguiente aumento de ozono, que a su vez se relaciona con ataques de asma, cáncer de pulmón e infecciones respiratorias.

Foto: Liamfm . (Stop the Genocide In Syria)/Creative Commons.