Restaurantes para alérgicos

Restaurante

¿Qué distingue a un restaurante capaz de atender adecuadamente a las personas con alergias alimentarias? Según la guía de restaurantes para alérgicos de los Estados Unidos, AllergyEats, son estas ocho condiciones:

  1. Comunicación: los restaurantes que realmente entienden las alergias alimentarias saben que la comunicación es fundamental. El personal debe dialogar con sus clientes, realizándoles preguntas sobre las restricciones en su dieta, para luego comunicarlas a todo los implicados en la manipulación de los alimentos.
  2. Formación: los restaurantes que se preocupan por las personas con alergias alimentarias se aseguran de que todos sus empleados -incluyendo camareros, personal de cocina y responsables- cuenten con una formación específica, que les permita hacer las preguntas adecuadas a sus clientes y evitar la contaminación cruzada, impidiendo que la comida de una persona alérgica entre en contacto con los ingredientes que no puede tomar.
  3. Conocen y detallan sus ingredientes: los restaurantes adecuados para las personas con alergias alimentarias conocen cada uno de los ingredientes de sus platos y los enuncian detalladamente en un listado. Además su personal es capaz de responder con precisión a las preguntas de las personas alérgicas.
  4. Evitan la contaminación cruzada: los restaurantes capaces de atender con toda seguridad a las personas con alergias alimentarias siempre que preparan comidas para estos clientes usan utensilios limpios y desinfectados, asegurándose, por ejemplo, que el pollo no se cocina en una cacerola o sartén que antes se empleó para mariscos. Algunos disponen incluso de freidoras diferentes, para asegurarse no freír patatas en en aceite que pueda estar contaminado con un alérgeno.
  5. Platos personalizados: los restaurantes deben estar dispuestos a preparar platos a la medida de sus clientes, ofreciendo alimentos atractivos para los niños alérgicos y sugiriendo a cada persona los platos más adecuados.
  6. Sin gluten: millones de personas padecen la enfermedad  celíaca o intolerancia al gluten, por lo que deben evitar los panes y pastas más comunes pero pueden comer otros sin gluten.
  7. Control: algunos restaurantes disponen de un código de colores que les permite distinguir fácilmente los platos para personas con alergias alimentarias. Otros disponen que sea el cocinero o responsable de sala quien sirva personalmente a las personas alérgicas.
  8. Atención al cliente: los restaurantes que obtienen una alta puntuación en las guías para alérgicos son flexibles y están dispuestos a preparar platos especiales porque saben que sus clientes hablarán bien de ellos y les enviarán nuevos visitantes ya que hay millones de personas que sufren de alergias e intolerancias alimenticias.