Si tienes asma, ten moderación en las comidas

Las cenas del trabajo, las celebraciones familiares, los dulces navideños… son muchas las tentaciones que nos llevan a comer de más en estos días, pero conviene cuidarse. Porque si la obesidad y el sobrepeso son malos para todo el mundo, si tienes asma son aún peores.