Tenemos derecho a no comer transgénicos

miel

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea acaba de emitir un fallo que defiende nuestro derecho a no comer alimentos modificados genéticamente y puede ser crucial para el cultivo de los transgénicos en España. ¿Y eso qué tiene que ver con las alergias? Mucho, porque los transgénicos ponen en riesgo nuestra salud y se relacionan con la alergia, el asma y la inflamación.

Pero vayamos por partes:

¿Qué son los alimentos transgénicos?

Los alimentos modificados genéticamente o transgénicos son plantas o animales a los que artificialmente, es decir usando técnicas de la llamada ingeniería genética, se les incorporan genes de otros seres vivos para modificar sus características. Así se consiguen organismos que crecen más rápidamente o son resistentes a plagas o a herbicidas.

¿Qué relación hay entre transgénicos y alergias?

La Academia Americana de Medicina Ambiental (AAEM en sus siglas inglesas) cree que los alimentos modificados genéticamente plantean un riesgo grave para la salud en las áreas de toxicología, alergia y la función inmune, la salud reproductiva, metabólica, fisiológica y genética y por eso científicos se oponen.

¿Qué dice el Tribunal de Justicia de la Unión Europea?

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea establece que la miel y los complementos alimenticios que contienen polen derivado de un organismo modificado genéticamente no pueden comercializarse sin autorización previa.

El caso fue llevado ante la justicia por apicultores alemanes cuyos panales estaban cerca de unos campos, propiedad del estado de Baviera, en los que se había cultivado experimentalmente maíz modificado genéticamente por la empresa Monsanto. Debido a ello la miel resultó contaminada con polen transgénico y fue destruida.

¿Qué consecuencias tiene esta sentencia en España?

España es el país europeo con más cultivos transgénicos, con unas 70.000 hectáreas de maíz modificado genéticamente, a las que hay que sumar casi el 50% de los experimentos al aire libre que se realizan en la Unión Europea.

Por eso, parte de la miel española se contamina con polen transgénico y no podría venderse sin autorización previa.

Por eso, hay que revisar la legislación.

Y por eso Amigos de la Tierra, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) y Greenpeace exigen al Gobierno que tome medidas urgentes para evitar daños al sector, empezando por la prohibición del cultivo de transgénicos en España.

Si quieres saber más sobre los transgénicos, te recomiendo el documental El mundo según Monsanto.

2 comentarios de “Tenemos derecho a no comer transgénicos

  1. Efectivamente, todos tenemos derecho a no comer transgénicos. Por suerte, en la Unión Europea la legislación protege un poco más a los ciudadanos que, por ejemplo, en Estados Unidos. Aún así, como bien apuntas, somos el país más peligroso de todos…

Los comentarios han sido cerrados.